RENUNCIAR AL DISPARO, O EL AUTO CONTROL EN EL TIRO.

Autor.- Sergio Aparicio Arroyo

Renunciar a un mal disparo y la decisión de ejecutar el disparo en el momento correcto son los dos caballos de batalla del tiro de precisión.

Si un tirador no puede controlar estos dos aspectos, no será posible obtener buenos resultados.

Si dejamos de lado la ejecución del disparo que es más compleja que lo aquí descrito, vamos a ceñirnos al “Renuncio”como se le conoce vulgarmente, o capacidad que tiene el tirador para renunciar a seguir la ejecución del disparo cuando detecta que ese disparo ya no será bien ejecutado y por tanto el resultado no será el adecuado al nivel del tirador.

De otra parte, “Renunciar”, es uno de los aspectos más difíciles de aprender para un tirador, especialmente en la fase de aprendizaje, aunque, si es capaz de incorporarlo pronto a su técnica, el novel ya tendrá mucho camino recorrido para conseguir el éxito.

Pero básicamente ¿que es “renunciar”?, pues es no realizar un disparo que detectamos que será defectuoso o malo.

Como ya hemos dicho existen unas señales de nuestro cuerpo y/o de nuestra arma que nos indican que el tirador debe considerar renunciar al disparo, siendo las más comunes las siguientes:

-Mala salida: Si efectuamos una salida ladeando el arma, mal empuñada, quizá también por estar mal posicionados,con algún gesto extraño, no deberíamos continuar, renunciamos y comenzamos todo el proceso del disparo de nuevo, corrigiendo por supuesto las errores detectados.

-Parada defectuosa: Salida correcta, pero al parar el arma no encontramos el punto de mira, nos cuesta alinear punto y alza, quizá por no haber mantenido lo suficientemente bloqueada la muñeca, de nuevo renunciamos.

-Temblores en el arma, parada excesivamente prolongada: Generalmente esto se produce por buscar unas miras perfectas o por no sacar el tiro en su tiempo o por ambas cosas, prolongamos la parada y por tanto la apnea, lo cual se traduce en movimientos laterales del arma, por tanto mucho peligro de errores en deriva, renunciaremos.

-No llega fuerza al dedo índice: Recrearse en unas miras perfectas, apretar demasiado la cacha, quizá nos ocasione que no llegue fuerza al dedo y por tanto no se produzca el disparo, al final nos vamos a temblores, parada prolongada, etc.., en definitiva deberemos renunciar.

En la mayor parte de los casos podemos desentumecer dedos o mano, visualización previa, recuperación respiratoria, algún tiro en seco y a comenzar de nuevo.

Acto de renunciar:

Yo denomino a esto el momento en que el tirador,de forma consciente, retira el dedo del disparador como acto necesario para evitar un disparo no deseado.

No olvidemos que dentro de la técnica de disparo, bien por la visualización previa, bien por que estemos muy avanzados en el segundo tiempo del disparador bien por otras causas, quizá el cerebro haya enviado la orden de disparo y que este se produzca cuando estamos retirando el arma del blanco lo cual puede ser un desastre en competición.

En mi caso, cuando decido que el disparo ya no será todo lo perfecto que me gustaría, sigo estos pasos

-Sin dejar de mantener el arma en la zona de puntería, retiro de una forma marcada el dedo del disparador y estirando este, lo sitúo en el armazón del arma, solo en ese momento retiro el arma y finalizo la parada, y me preparo para la siguiente salida,tras la oportuna fase de recuperación.

20180520_160522.jpg

Estos consejos son posibles en modalidades de precisión pura, como Pistola Libre o Pistola Aire y en las fases de precisión de Fuego Central, siendo algo más justo el tiempo en Pistola 9mm o Pistola Standard.

En las fases y/o disciplinas de tiro rápido, donde el tiempo es demasiado limitado (6,8,10 y 20 segundos), en mi caso ,tiendo a corregir aliviando la presión del dedo en el disparador, alineando miras y retomando el segundo tiempo del disparador.

Y en Recorridos de Tiro algo parecido  aunque en esta disciplina es posible mejorar el error volviendo a efectuar otro disparo contra la tarjeta que nos haya ocasionado problemas, dado que solo puntúan los dos impactos mejores, si bien en ambos casos nos penalizará un poco el tiempo empleado ya sea en corregir o en efectuar otro disparo.

Conclusión:

Cuando toda la ejecución de la técnica es correcta, y situamos bien los elementos de puntería sobre la zona de puntería, dependiendo del nivel de cada tirador, esta zona será más o  menos amplia, pero en todo caso un buen disparo se situará en la zona negra a mayor o menor altura y/o deriva.

zona de punteria

Cuando comenzamos a registrar problemas como los mencionados en el texto, como falta de aire, parada prolongada, mal empuñamiento, etc.., nuestra zona de puntería será mucho más incontrolada, en ese momento cuando se debe retirar el dedo del disparador y una vez realizado este acto, entonces cesar en la parada retirando el arma.

En mi caso sigo este orden, retirar dedo y retirar arma después, así trato de asegurar que en caso de disparo, al menos el impacto puntúe y no sea un cero.

zona de baile2

Renunciar es como ya he mencionado, uno de los actos de autocontrol más importantes en nuestro deporte y que cuanto más conozcamos nuestras sensaciones y mejoremos en técnica, mejores resultados deportivos obtendremos.

Y eso es todo. Un acto simple y a la vez tan difícil, pero que controlado, nos dará muchas satisfacciones.

Estimado lector, recuerda que puede ayudar al mantenimiento y mejora de este blog.

Si Vd., considera que la información publicada le ha sido útil, y desea colaborar, puede hacerlo realizando donativos de cualquier importe (Desde 1€),estos pueden efectuarlos usando Paypal e ingresando el donativo en la cuenta tiroiberico@hotmail.com

 

Anuncios

7 comentarios sobre “RENUNCIAR AL DISPARO, O EL AUTO CONTROL EN EL TIRO.

    1. De eso trata el artículo, de identificar nuestros errores y reaccionar ante ellos, en este caso marcando claramente el gesto de renunciar, para que poco a poco vaya siendo interiorizado y controlado. Un saludo

      Me gusta

    2. Pues a partir de ahora evitar despistarse !!!!, tratar de fijarse solo en el blanco y miras del arma, evitar distracciones o dejarlas en un segundo plano. Podemos usar tapones, pantallas laterales, cualquier otro truco, rutinas de concentración,etc.., (ojo que algunos elementos podrían no pernitidos en competición), con el fin de entrenar tanto el tiro como la atención durante la ejecución, y así más adelante evitar esa perdida de atención en competición.

      Me gusta

      1. si en ello esto 🙂
        Hay una diferencia bestial , cuando entreno con poca gente o solo , a la competición , los nervios me los provoco yo , con prisas por soltar el disparo y por no renunciar 😦 …. pero estoy trabajando en ello …
        Muchas gracias por tus comentarios Sergio .
        todos te agradecemos tus blok .
        Saludos a todos .

        Me gusta

    1. Bloquear la muñeca es difícil, en general en cuanto apretamos el puño, esta queda ya bloqueada, pero al ser una articulación de multidireccional es complicado de mantener. Los errores habituales son efectuar las salidas y tomas de puntería moviendo la muñeca, cuando tanto mano, ante brazo y brazo debe ser un todo que siga el mismo eje de dirección del cañón.

      Me gusta

  1. Cuesta aprenderlo, pero cuando se consigue es rápido detectar que has de renunciar. Cuando yo sé que he de hacerlo y no lo hago, el 100% de las veces es una mala ejecución

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s